¿Son los juegos de rol asociales?

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Julia dice:

    La verdad es que me parece bastante pobre el artículo (sin ánimo de ofender). Yo misma pertenezco a uno de los grupos que tú denominas como “cerrados”, y mi experiencia con el rol me ha demostrado el porqué de no querer hacer partidas con un grupo nuevo cada semana:

    1. Los jugadores. Organizar algo es muy fácil si la gente quiere y pone de su parte; sin embargo, lo más común son jugadores que dicen que van a ir y luego cancelan, los que ni siquiera contestan, los que no quieren poner dinero para sus fichas….etc. Y eso sin hablar de jugadores problemáticos (los que convierten el rol en una competición, los que vacilan al DM, los que no se callan ni debajo del agua), que al fin y al cabo estás invitando a un completo desconocido a tu partida.
    Por lo menos si conoces ya de un tiempo a los jugadores de un grupo cerrado, sabes a qué atenerte.

    2. El dinero y el esfuerzo. Está muy bien decirle a un DM “invita a más gente, que te has vuelto muy cómodo”, pero poco se tiene en cuenta la labor que hay detrás de cada partida; el DM en muchas ocasiones no solo realiza toda la organización, sino que además compra los manuales, pone la casa, se tiene que poner en contacto con la gente, paga la impresión de las fichas…y todo para jugadores desconocidos que probablemente ni siquiera vuelvan a venir a la próxima partida (sobre todo si estamos hablando de estar consistentemente jugando con gente distinta cada vez).

    3. Lo que puedes esperar de un jugador. En partidas más largas, es común que el DM recomiende lecturas, o que un jugador tenga que leerse parte del manual de jugador para poder entender mejor el juego y el sistema o para interpretar mejor a su PJ (como es el caso de los Clanbooks de Vampiro La Mascarada). No puedes esperarte que un jugador que solo tiene pensado ir a alguna partida esporádica, sin compromiso alguno, se lea parte de un libro aposta, aunque solo sean algunas páginas; y mucho menos le prestarías uno de tus manuales, que tienden a costar unos 50 euros cada uno.

    4. La cooperación entre jugadores. Pareces considerar la comodidad algo malo, pero no estamos jugando al rol al fin y al cabo para pasárnoslo bien? Jugar con amigos, en mi experiencia, es mucho más divertido y llevadero que jugar con extraños; no solo sé que no me van a hacer pasarlo mal por mi manera de jugar, sino que sé cómo juegan, con quien voy a poder contar más o menos, quién va a tender a apoyarme más en combate, etc.
    Ésto también es conveniente para el DM, ya que puede planear las partidas acordemente, sabiendo cuales son los intereses de sus jugadores, sus puntos débiles y sus puntos fuertes.

    Finalmente, me gustaría concluir que el rol siempre será una actividad social, por mucho que solo jueguen las mismas cinco personas; al fin y al cabo, salir a tomar una cerveza con tus amigos también es una actividad social. Nadie te dice que eres asocial por no salir de botellón con un gran grupo de gente que no conoces de nada.
    Esto no quiere decir que no puedan hacerse partidas de un día con gente nueva, o hacer de cuando en cuando una rotación de jugadores (de hecho, en mi grupo actual estamos haciendo partidas con jugadores nuevos), sino que hay unos motivos muy evidentes y justificados por los cuales la gente se junta en grupos de rol y se queda más o menos fija.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *