No siempre se esquiva la muerte.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Belthasor dice:

    Todos lloraran la muerte de Velarte…yo el primero.
    La muerte en las partidas es algo que todo jugador tiene asumido de antemano, la cuestión es saber evitarla. Personalmente me gusta que los personajes crezcan y desarrollen sus trasfondos y personalidades, dándole a la partida mayor profundidad. A medida que pasan los años intento evitar combates inútiles en mis partidas, pero cuando los hay me gustan que sean lo más realistas posibles. Lógicamente hay situaciones en las que si un personaje hace el tonto suele morir (mira, un ejecito de orcos, voy a ver si los mato a todos con mi daga… o, soy un paladín con una armadura completa, voy a cruzar ese puente súper endeble que cruza el precipicio sin quitarme la armadura…). He dirigido campañas que han durado años y en las cuales los personajes han crecido junto a sus jugadores y he jugado campañas con personajes que aun guardo en mi memoria.

  2. Ayo Júrbal dice:

    Bueno… menos arañas… En realidad Velarte murió por patoso.
    Mi nombre es Anduriel, y soy un elfo del bosque negr, me ofrecí abiertamente para subir a aquella pared y hacer el rescate del pobre comerciante capturado por las arañas, pero este hombre se quiso hacer el héroe, trepando paredes y dando saltos mortales para los que no estaba preparado y que al final han sido eso: mortales.
    Y es que el que se empeña en que lo maten, pues lo matan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *